3 jun. 2012

El siglo de los drones

Los ataques norteamericanos con UAVs se han multiplicado en los meses de abril y mayo, siendo esta la primera forma de combate propia del siglo XXI. Una prueba de esto es el hecho de que en 2011, la Fuerza Aérea de Estados Unidos entrenó a más pilotos de UAV que pilotos clásicos.

Controlados desde bases aereas en California, Ohio, Dakota del Norte, Nevada y Texas estos ataques aereos cuyos obejtivos son los dirigentes y militantes de Al Qaeda y grupos yihadistas asociados, son llevados a cabo de forma clandestina en paises como Libia, Somalia, Yemen, o Pakistán.

En Somalia, entre 2007 y mayo de 2012, se llevaron a cabo 9 ataques por drones. Mientras que en Yemen estos numeros pueden llegar a 41 (confirmados entre 2002 y 2012), aunque es posible que se les sume otros 54 que no han sido confirmados.
En Pakistán los ataques por UAVs se disparan, tal y como muestra la siguiente tabla:

http://www.thebureauinvestigates.com




Inicialmente estos aparatos fueron diseñados para labores de espionaje, vigilancia y reconocimiento, pero tras los ataques del 11 de septiembre su misión cambió. Los MQ-1 Predator y MQ-9 Reaper, fueron ganando protagonismo en las guerras de Afganistán e Irak y en las operaciones de Yemen y Somalia. A partir de 2008 comenzaron a actuar también en Pakistán.

Los MQ-1 Predator comenzaron su andadura en el verano de 1995 en el conflicto de los Balcanes, bajo el nombre de Vigilancia Nómada. En este conflicto se perdieron varios aparatos debido tanto a derribos como fallos técnicos.
Unos años despues llegaría el Predator B, el cual pasaría a denominarse MQ-9 Reaper, con un motor casi 8 veces más potente, una velocidad de crucero tres veces mayor y con capacidad para transportar 15 veces más cargamento. Siendo este el primer UAV de ataque diseñado para vigilancia de larga duración y de gran altitud.


Estados Unidos no es el único país que utiliza drones para operaciones aire-tierra, otros paises como Israel o Reino Unido tambien han utilizado esta capacidad.
Ejemplo de esto es el IAI Harpy, un UAV "suicida", diseñado para detectar atacar y destruir sistemas de radar, o el (supuesto) ataque realizado por un IAI Eitans en 2009 contra un convoy iraní de armas con destino a Gaza. Respecto a Reino Unido constan 99 ataques entre 2010 y 2012, la mayor parte de ellos en Afganistán. 
IAI Harpy
Debido a la mala fama que le ha dado la prensa, el cometido más conocido es el de ataque, no siendo esta la única misión de estos aparatos.
Los drones que se usan en los ataques, también pueden ser utilizados para operaciones de búsqueda y rescate en caso de catastrofe (como es el caso de los Reapers),  para evitar la inmigración ilegal y el narcotráfico (utilizados por Homeland Security en EEUU probados por la Guardia Civil en 2009 para participar en el SIVE), o investigación (como es el caso de los adquiridos por la NASA).


En la actualidad, más de 40 países han mostrado su interes hacia estas máquinas, y tienen acceso a la tecnología asociada a estos drones y sus arsenales disponen en mayor o menor medida de algunos de ellos. Esto es debido en parte a que los UAVs son baratos comparados con los medios tradicionales, más fiables, ajenos a la fatiga, reducen los "daños colaterales" y no arriesgan la vida del piloto (el hecho de que sean Unmanned  ha hecho que en los casi 100 accidentes de estos aparatos desde 2007 no haya muerto ningun piloto).

UAV en Pakistán
A pesar de todo esto y a medida que crece la experiencia con UAVs también crece la experiencia del "otro bando", aprendido a derribarlos, perturbar sus señales y transmitirles virus. El mejor ejemplo es el de la captura de un RQ-170 Sentinel norteamericano, considerado el drone furtivo más sofisticado. En total, Irán ha derribado o bien hackeado y hecho aterrizar alrededor de cuatro UAVs israelíes y tres norteamericanos. Otro buen ejemplo es el malware que afectó a finales de 2011 el sistema de control de los UAVs en la base aerea de Creech en Nevada.